Intolerancia a la lactosa: los orígenes de una mutación genética milenaria